LSSICE - Codaprot

LEY DE SERVICIOS DE LA SOCIEDAD DE LA INFORMACIÓN Y COMERCIO ELECTRÓNICO (LSSICE)

LSSICE

Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico (LSSICE)

La Ley 34/2002 de 11 de julio de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSI), incorpora en nuestro ordenamiento legislativo la Directiva 2000/31/CE del Consejo y del Parlamento Europeo en la que se regulan determinados aspectos jurídicos de los Servicios de la Sociedad de la Información, en particular los relativos al comercio electrónico.

La extraordinaria expansión de las redes de comunicaciones electrónicas y en especial de Internet así como la incorporación de esta última a la vida económica y a la actividad comercial, hacen necesario establecer un marco jurídico adecuado que generen en todos los actores intervinientes la confianza necesaria para el empleo de este nuevo medio.

La LSSI, en este sentido, establece tanto a los proveedores de servicios de intermediación, como a las empresas que ofrecen sus productos y a los ciudadanos que posean una página web, las reglas necesarias para que el uso y disfrute de esta red, así como la posible actividad económica generada en torno a la compra y venta de todo tipo de productos y servicios, sea una experiencia positiva, segura y confiable.

Las páginas web deben contener la siguiente información:

  • Aviso legal. En el que conste la razón social, el CIF, datos de contacto, datos de inscripción de registro, profesión regular, códigos de conducta…
  • Política de privacidad (LOPD). Donde se informa del tratamiento que se hará de los datos recogidos.
  • Política de cookies. En caso de usarlas, se debe notificar clara y visiblemente de quién las instala, su uso, tipología, finalidad y mecanismo de desactivación.
  • Condiciones de contratación. Solo en el caso de las tiendas online.
  • Cláusula para comunicaciones comerciales. Debe incluir la posibilidad de darse de baja.
  • Otros avisos concretos. Se debe incluir el texto legal correspondiente en todos los formularios, las páginas de recogida de currículos y en cualquier aplicación que desarrollemos (términos y condiciones particulares a la app).

Comunicaciones comerciales por correo electrónico. La LSSICE prohíbe los envíos comerciales sin el consentimiento previo y expreso del cliente o usuario (sin embargo, este no será necesario si ha existido una relación contractual previa y siempre que los datos se hayan obtenido lícitamente y se empleen para hacer publicidad de productos o servicios parecidos a los contratados anteriormente).

  • Se deberá informar en las comunicaciones sobre la finalidad del tratamiento, así como proporcionar una dirección válida para ejercer el derecho a modificar o retirar el consentimiento (ARCO).